Cáncer de colon y de recto (cáncer colorrectal)

El cáncer se produce cuando las células del cuerpo comienzan a cambiar (mutar) y a multiplicarse de manera descontrolada. Estas células pueden formar masas de tejido llamadas tumores. El cáncer que comienza en las células del colon se denomina cáncer de colon. El cáncer que se inicia en el recto se llama cáncer de recto. Estos tipos de cáncer son muy parecidos, por lo que a veces se los denomina cáncer colorrectal.

Contorno de un abdomen adulto en el que pueden verse arterias y ganglios linfáticos del colon.

Información sobre el colon y el recto

El colon y el recto forman parte del intestino grueso. El colon es un conducto muscular que mide aproximadamente 5 pies (1.5 m) de largo. Conforma el extremo final del tubo digestivo. Tiene la función de absorber agua y almacenar desechos sólidos. El recto es la porción terminal del colon y mide unas 6 pulgadas (15 cm).

El colon y el recto tienen un revestimiento liso que está compuesto de millones de células. Estas células se reemplazan todos los días para que la membrana se mantenga saludable. Los cambios que experimentan estas células pueden originar masas en el colon y en el recto que pueden volverse cancerosas.

Cuando cambia el revestimiento del colon

Los cambios que ocurren en las células que recubren el colon o el recto incluyen lo siguiente:

  • Pólipos. Son masas carnosas de tejido que se forman en el revestimiento del colon o del recto. Los pólipos pequeños suelen ser benignos (es decir, no cancerosos). Sin embargo, con el tiempo las células de un tipo de pólipo llamado adenomatoso (o adenoma) pueden transformarse y volverse cancerosas. Mientras más tiempo permanezca allí y más grande sea el pólipo, más probable será que se convierta en cáncer. Esto lleva años. Por eso, los crecimientos deben extirparse cuando sea posible. Extirpar los pólipos temprano puede impedir que llegue a formarse el cáncer. 

  • Cáncer colorrectal. El cáncer colorrectal suele iniciarse cuando las células de los pólipos comienzan a crecer sin control. A medida que va creciendo, el cáncer puede afectar una porción cada vez mayor del colon o del recto. Con el tiempo, el cáncer también puede extenderse más allá del colon o del recto e invadir los órganos cercanos. Puede propagarse a los ganglios linfáticos cercanos. Además, las células pueden desplazarse a otras partes del cuerpo. Este proceso se conoce como metástasis. Cuanto antes se extirpe un tumor canceroso, mayores serán las probabilidades de evitar que se propague.

Opciones de tratamiento para el cáncer colorrectal

Usted y su proveedor de atención médica decidirán el plan de tratamiento más adecuado según sus necesidades. Las opciones de tratamiento pueden incluir lo siguiente:

  • Cirugía. Es el tratamiento más frecuente. Se realiza para extirpar las partes cancerosas del colon y del recto. También se saca una parte del tejido cercano. Esto posiblemente incluye ganglios linfáticos cercanos.

  • Quimioterapia. Este tratamiento puede llevarse a cabo junto con la cirugía. O puede hacerse en lugar de la cirugía si el cáncer se ha propagado. Se usan medicamentos fuertes para destruir las células cancerosas. Se llama terapia sistémica porque surte efecto en todo el cuerpo. La quimioterapia por lo general es un procedimiento ambulatorio que se lleva a cabo en el consultorio de un proveedor de atención médica, un hospital o una clínica. Puede tomar este medicamento en forma de pastilla. O quizás se lo administren a través de una sonda intravenosa o una bomba de infusión. Es un dispositivo que libera el medicamento lentamente en la sangre.

  • Radioterapia. Es posible que se use este tratamiento para el cáncer de recto. Se usan rayos X de alta energía enfocados en el tumor para matar las células cancerosas. Se la llama terapia localizada porque está dirigida solo al cáncer y no a todo el cuerpo. Por lo general, se trata de un procedimiento ambulatorio que se efectúa en un hospital o centro de radioterapia.

  • Terapia dirigida. Este tratamiento utiliza medicamentos que atacan determinados genes, proteínas o funciones celulares que ayudan a las células cancerosas a crecer. Se analizan las células cancerosas para ver si tienen los cambios a los que se dirigen los medicamentos. En ocasiones, la terapia dirigida se suministra junto con la quimioterapia. O puede usarse como único tratamiento.

  • Inmunoterapia. Este tratamiento utiliza medicamentos que ayudan al sistema inmunitario del cuerpo a atacar el cáncer. Estos medicamentos pueden ser útiles para tratar el cáncer colorrectal que tiene ciertas alteraciones genéticas. La inmunoterapia podría ser una opción para el cáncer colorrectal avanzado con estos cambios. También se puede usar si la quimioterapia no funciona. 

© 2000-2021 The StayWell Company, LLC. Todos los derechos reservados. Esta información no pretende sustituir la atención médica profesional. Sólo su médico puede diagnosticar y tratar un problema de salud.